Postre de cánnabis

Un californiano comercializa diversas variedades de postre de cannabis amparado en su uso terapéutico.

¿Cuál es la ‘Marihuana Diesel Púrpura’? «Es lo que pasa cuando Nueva York y Cali se juntan, ¡un híbrido increíble!», proclama Jonathan Kolodinski en su catálogo para fumar (www.cremedecanna.com). Pues si Amsterdam y California se dieran la mano, los amigos del cannabis podrían disfrutar sentados en un café de los postres de marihuana más deliciosos. De momento tienen que conformarse con llevárselos a casa, que no es poco.

La marihuana gourmet para los que no quieren mancharse los pulmones acaba de irrumpir en el mercado y promete arrasar. Atrás quedan los pasteles de zanahoria y hierba que improvisaban los hippies de los 70 sin mucho éxito culinario. En ‘Cremme de cannabis’, las galletas de chocolate, avena y pasas o mantequilla de cacahuetes son «suaves, deliciosas y potentes», pero dicen que el helado es un manjar de otro mundo.
«El ‘Triple brownie’ de chocolate’ le da dos mil vueltas al Häagen Dazs cuando quieras», aseguraba uno de sus fans. Y el ‘Bannabis’ o el de ‘Cheesecake’ le hacen la competencia. Fueron los productos estrella de la feria de San Jose Hemp, que el mes pasado congregó diariamente a miles de personas interesadas en el uso médico de la marihuana. Su fama no se derrite.
Kolodinski empezó a hacer helados hace menos de seis meses y después de venderlos en otros dispensarios abrió el suyo la semana pasada en Soquel, una pedanía de Santa Cruz. Ahora estudia la posibilidad de convertirlo en ese café a caballo entre Amsterdam y California, pero de momento le preocupan más los seguros que la legislación, que por defecto tiene tantas lagunas que se puede navegar. «Es como si tienes un bar, le sirves alcohol a alguien que bebe más de lo que debe y al salir tiene un accidente y le echa la culpa al tabernero», explica.
Como con las copas, cada uno debe conocer su medida, porque las «pruebas de campo» que Jonathan y sus amigos han hecho sólo son orientativas: «De 2 a 4 dosis», dice el envase de 236 gramos. «¿Y qué es una dosis?», se pregunta él mismo. «Porque no es lo mismo una hierba de alto grado que contenga 20% de THC (efectos cerebrales) que una de bajo grado que lleve el 5%. La pregunta debería ser qué porcentaje de psicoactivos tiene».
Y mientras habla de porcentajes de THC, CBD o CBN (de efectos más físicos), esta corresponsal le escucha perpleja y no puede por menos que asentir cuando Kolodinski se queja de que nuestra sociedad es muy ignorante sobre la marihuana, porque no se pueden ni hacer estudios sin temer persecución criminal, lo que ha impedido que se divulguen los «increíbles beneficios de esta planta maravillosa», defiende. «Nadie ha muerto hasta la fecha por sobredosis de marihuana y sin embargo, cada día muere alguien por abusar de otras drogas legalizadas como el tabaco, el exceso de alcohol o los fármacos».
El nuevo producto para paladares osados añade a la base de helado que contiene cada tarrina medio gramo de extracto de marihuana ‘premium’. Como orientación, Kolodinski advierte de que si alguien se come una tarrina entera «digamos que se le ha acabado la noche», pero todo depende de cuál sea el uso médico para el que esté prescrita. «Si tienes sida y llevas todo el día vomitando por el cóctel de 30 medicamentos, probablemente quieres quedarte fuera de juego, mientras que si tu problema es la ansiedad, con una o dos cucharadas tienes bastante».

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s